martes, 22 de mayo de 2007

Contra la pared

Ha pasado tanto desde entonces que me parece que fue hace siglos. Muchas veces me sorprendo pensando como un viejo que rememora su juventud con romántica melancolía (o con melancólico romanticismo, "que no es lo mismo pero es igual" diría Silvio Rodríguez). Es que a los veintiuno yo he vivod mucho más de lo que vive el común de los chicos de mi edad. Yo no se lo adjudico a mi profesión, tan esforzada y digna como cualquier otra que se ejerza honestamente (que quede claro), sino ante todo a una toma de conciencia de la realidad que me rodea, actitud cuya génesis podría residir en la falta de una clara guía paterna y materna. Porque, para mi fortuna, mis progenitores poco han aportado a mi formación moral y cívica. Juas. Insisto: para mi fortuna.

El 21 de diciembre del año 2001, mi señora madre, quien responde al nombre de Elena, se levantó como todos los días, puntualmente a las siete de la mañana y, luego de los preparativos propios de una mujer medianamente cuidadosa de su imagen, salió de casa rumbo a su trabajo. Desde hace años y años, trebaja en un despacho de los Tribunales de La Plata, como empleada clase Z. "Mi vida es el juzgado" suele decir a menudo. "El día que me jubile ya no voy a tener nada por qué vivir" acota innecesariamente.

Sin embargo, aquella mañana era diferente. Había dormido apenas cuatro horas y la falta de sueño, a su edad, no es algo que el cuerpo pueda disculpar sin más ni más. La noche anterior había participado activamente del cacerolazo popular que protestaba contra el gobierno. Para quienes no lo sepan o no quieran recordarlo, el ministro de economía había confiscado virtualmente los depósitos bancarios y el país sufría una especie de iliquidez sin precedentes. Entonces Elena ("sin hache, como la de Troya" según su misérrimo sentido del humor y de ubicación histórica) salió a protestar por primera vez en su vida. NAdie podía dudar que fiera una señora gorda de clase media y no hay nada que moleste más a una señora gorda de clase media que le toquen el dinero.

En tanto mi madre deambulaba por las calles haciendo sonar su cacerola, codo a codo con los piqueteros a los que tantas veces había despreciado por harapientos e ignorantes, yo me consumía sobre mi cama, a pura paja, una y otra vez, sin poder apartar mi mente de aquel impecable baño del Mac Donald's en el que se la había chupado a Marcos por primera vez. Por un momento temí por mi salud mental. Me sentía furibundamente afiebrado y no podía dejar de sacudírmela. "Mañana te llamo" le había dicho, pero ya no podía soportar la lentitud del tiempo y la desidia de ese sol que no quería amanecer. Estana desnudo y no podía evitar que el roce de las sábanas despertara el deseo de mi piel. Un deseo desconocido hasta entonces. Un deseo que reclamaba con desesperación el cuerpo de aquel chico que, solo unas horas atrás, me había inundado la boca de semen. Aquella noche fue interminable. Caótica. Agónica.

Ya era de día cuando por fin pude conciliar el sueño. Aunque fuese un sueño turbulento y febril, con vergas que aparecían por todos lados y desaparecían en cuanto se suponía que estaban a mi alcance.

- No te asustes -le advertí a Marcos por teléfono, apenas pasado el mediodía- pero no puedo dejar de pensar en vos.

La advertencia me pareció pertinente: no quería que le tipo se pensara que yo podría convertirme en algo así como Glen Close en "Atracción Fatal" (ni siquiera sabíasi él tenía algún conejito).

Nos encontramos a las cuatro de la tarde en la esquina de mi casa. La calle estaba desierta. El barrio entero parecía desierto. ¡La ciudad! Presa de una calentura sin precedentes, era claro que ni me había preocupado por encender el televisor, por lo cual ignoraba lo que estaba sucediendo más allá de mi estricto campo visual. A Marcos le había sucedido lo mismo. Pero eso lo charlamos de madrugada, cuando ya se había sofocado un poco la hoguera.

Esta vez llegó a horario y no tuvo necesidad de mentir sobre su vestimenta. Lo vi aparecer con su remera blanca, sus bermudas verdes y bañado en sol y perfume. No nos dijimos ni un hola. A mí se me paró al instante nomás de tenerlo cerca. Amaparados por la desolación circundante, nos tomamos de las manos, nos miramos a los ojos y nos dimos un beso. Técnicamente, en la mejilla, pero casi rozando la comisura de los labios. Yo quería partirle la boca allí mismo, sin importarme el qué dirán. Pero la certeza de que ya faltaba casi nada para hacerlo libremente me ayudó a contenerme.

- Tenemos las manos empapadas -comentó para romper el hielo (frase hecha que no viene muy al caso, en realidad).

- Estoy a punto de romper el pantalón.

- Se nota... se nota.

Y era cierto. Se notaba. Inconscietemente (lo juro) me había puesto un jean que me quedaba ajustadísimo. Me marcaba el paquete y el culo de manera escandalosa. Mi erección era indisimulable y dolorosa. Tanto que el glande se había escapado del slip, dejándome una aureola húmeda en la entrepierna, se fritaba contra la cara interna de la tela y me hacía ver las estrellas a cada paso. Pero era un dolor placentero. El primero de una serie.

Sin más, fuimos para casa. Teníamos dos horas hasta que llegara mi vieja.

Apenas tuve tiempo de cerrar la puerta cuando Marcos ya me abrazaba por detrás, besándome la nuca, metiéndome una mano por debajo de la remera y desabrochándome la bragueta torpemente con la otra. Desesperación era el denominador común entre los dos. Con mi ayuda, me bajó el pantalón y pude sentir la dureza de su entrepierna contra mis nalgas. Mis arterias se transformaron en ríos de lava. Los suaves mordisquitos y la cálida saliva en mi cuello inauguraban una sana tradición de gemidos y resuellos. No sé cómo tomé conciencia de su lucha contra mi remera y, antes de que me la arrancara a pedazos, alcé los brazos para que su frenética ansiedad pudiera hacerla desaparecer sin daños. Y al bajar los brazos, el ímpetu de su cuerpo me obligó a apoyarme contra la pared con ambas manos, justo cuando su verga (inesperadamente liberada de la prisión de la bermuda pero aun sujeta por el suave boxer de algodón) se acomodaba entre mi raja, todavía virgen, pero cada vez más y más deseosa de dejar de serlo. Allí, contra la pared, mientras su boca marcaba territorio a mis espaldas y su bulto se frotaba contra mis posaderas, con ambas manos comenzó a pajearme, sin tener en cuenta el grado de mi excitación. No pude avisarle a tiempo. A los pocos segundos eyaculé en torrente contra la pared, dejando una chorrera blanca que no tardó en llegar al suelo. Lejos de preocuparnos por la inminencia de la descarga, seguimos con lo nuestro. El placer no había disminuído para mí. Mi verga perdió apenas un poco de turgencia pero la recuperó de inmediato cuando la lengua de Marcos se deslizó espaldas abajo e inundó mi culo de saliva. Hoy en día se me vuelve a parar alrecordar aquellas manos que separaban mis cachetes y los amasaban con esmero. Era tal el goce que mi mente terminó perdiendo contacto con la realidad. Desapareció el mundo, la luz, el tiempo y el silencio. Todo fue un ensueño hasta que mi carne se abrió con violencia y el dolor más terrible e impensado que sufriera hasta el momento y sufriría desde entonces me subió desde el culo a la garganta.

Él juró luego que me había avisado. Yo no lo recuerdo. El caso es que me penetró con toda la fiereza que había acumulado desde el día en que se hiciera la primera puñeta. Como era de esperarse, me cogió sin miramientos y poco le importó que mi ano se quemara en carne viva a cada empellón. Sentí que me moría. ¡Y no podía gritar! Por suerte duró poco. Fueron solo unos minutos que duraron siglos.

Cuando Marcos acabó, se desplomó con un bufido sobre mi espalda y apenas le quedaban fuerzas para abrazarme. Aun no se había dado cuenta de que yo estaba llorando y, con la pija dura todavía, quiso sacármela. ¡Obvio que se lo impedí! No quería ni que respirara. Cualquier movimiento parecía multiplicar por millones las aguhas ardientes en mi culo. Y ahí sí se dio cuenta de que yo no la había pasado tan bien como él.

La verga se le desinfló de inmediato y empecé a escuchar algo así como una catarata de inútiles disculpas. Inútiles no porque chocaran con algún tipo de rencor en mí (que estaría con el culo a la miseria durante días), sino porque el dolor había paralizado mi entendimiento. Yo podía escucharlo pero me era imposible descifrar sus palabraas. Me dolía horriblemente y tuve la certeza de que el ano me quedaría así de dilatado para el resto de mis días. Finalmente, Marcos se retiró con suavidad y el vacío en mi trasero fue incomprensible: un inicuo padecimiento por algo que ya no estaba allí. Las piernas no me respondían. Todo mi cuerpo se había convertido en una estatua rígida inclinada contra la pared, que amenazaba con quebrarse ante la más mínima maniobra. Hubiera deseado creer en algún dios, para rogarle que me fulminara allí mismo con un rayo.

Poco a poco fui recobrando el control de mí mismo. A pesar de lo sucedido, Marcos se comportó como un divino. Estaba sinceramente afligido "por lo que me había hecho" y se esmeró cuanto pudo por hacerme sentir bien. Prácticamente me alzó en sus brazos y me llevó hasta el sillón de la sala, donde me cubrió de besos y caricias que nada tenían que ver con lo sexual. Jamás he podido (ni querido) olvidar aquel gesto.

Luego fuimos a mi cuarto y nos recostamos en mi cama. Los dos teníamos hambre y nos tuvimos que conformar con unas bananas maduras (lo único listo para ser consumido que había en la heladera) dando inicio a una larga tradición para los que pasan por mi cama.

Marcos siguió mimándome aun después de que le confesara que me sentía mejor.

A las cinco y media, mientras Marcos pelaba la última banana y me la daba de comer en la boca, sonóel teléfono.

Era mi vieja. Y la realidad.

Con el chillido típico de sus ataques de histeria, quiso ponerme al tanto de lo que sucedía en el país. Estaba claro cuánto podía importarme a mí en aquel momento lo que pudiera suceder fuera de aquel cuarto en el que Marcos me besuqueaba las nalgas "para curarme la nana".

Lo único que me quedó claro fue que no iría a casa esa noche.

Al parecer, el centro de la ciudad era un pandemonium y prefería quedarse a dormir en lo de Angelita, una supuesta compañera de trabajo a la cual nunca conocí y que, de tanto en tanto, la albergaba en situaciones "de extrema necesidad". Antes de cortar, cumplió con su conciencia y me recomendó que no saliera de casa bajo ningún concepto.

- No me pienso mover de mi cama -fue mi cínica respuesta.

Cuando le transmití las novedades a Marcos, su reacción fue espontánea.

- Entonces... ¡me puedo quedar a dormir!

- Si te dormís antes del quinto polvo te capo... pero que quede claro: ¡esta vez ponés el culo vos!

18 comentarios:

Unknown dijo...

Ya sé que no le tengo que dar explicaciones a nadie, pero tardé en actualizar porque los exámenes de la facu me tenían a mal traer. Eso pa' que vean que uno es culto y universitario, además de ser una cara, y un culo y una verga bonita (faaaaaaaa, re creído el tipo, juas).

Mirko dijo...

jajaja me encanto el post... y ahora entendi el porque del nombre del blog :D

Thiago. dijo...

¿Qué estudiás?

Ok, no voy a fingir, esto deja caliente a cualquiera. Y capar, ese término solo se lo había escuchado a la madre de una amiga. El primero siempre duele, ¡y cómo!

Anónimo dijo...

¡Hola!
Gracias por el consejo, tienes razón en que no hace falta mirar para atrás y que, una vez entras en el mundo del libertinaje sexual lo único que tenemos es presente y futuro, porque cada paso adelante es un paso menos que dar. Sin embargo, es inevitable caer a veces en la nostalgia y echar de menos cosas que no se han tenido.
Me ha gustado tu relato, ¡me he excitado muchísimo con él! Enhorabuena.
¿Qué estudias? Yo Publicidad y Relaciones Públicas.
Salud y Libertinaje desde España

Anónimo dijo...

Foro ecuménico de encuentro para cristian@s de cualquier orientación sexual, unid@s contra la homofobia:

http://groups.msn.com/cristianosgays

PAZ Y BIEN

Unknown dijo...

Uhh, con el frio que hace afuera y yo hechandome aire tras este post re caleine!!. Nene, que vida la tuya. Envidiable la verdad. Y que suerte que el cacerolazo dio lugar a ello. Debe de ser una de las pocas cosas buenas que sucedieron ese dia!!

Anónimo dijo...

Zekys hijo, eres mejor que la versión Gay de las Noveles de Corin Tellado...
Pero coño, que tengo que leer tus post con un paquete de kleeneex!!
jajajajajajajajaja

Me alegro: el amor y el sexo sin freno, cuando se tienen, son la caña!

Eaaaa, kisses pa tos!

Unknown dijo...

Mirko- se agradece el cumplido. Y sí, me gustan las bananas, juas.

Thiago- Estoy en prime año de la licenciatura en Letras. Me alegra que te hayas calentado con el relato. Capar lo usaba mucho una tía mía de la que tal vez les hable alguna vez. Una capa la mina.

Gato nocturno- Me gustan mucho los gatos, juas.

Anónimo- todavía no puedo salir del estupor a causa de tu mensaje, juas.

Paulus cerberus- No te creas que mi vida es tan envidiable. Ya vendrán episodios en los que vas a ver que no. Pero sí me han pasado cosas buenas y cachondas. Como el cacerolazo!!!! Y fue buenísimo!!!!

Quino- Los kleenex para qué? Para limpiarte la leche o para secarte las lágrimas, juas!

Lucho´s dijo...

Creo que ya lo dije en otro post, pero vale la pena repetirlo. En este blog uno encuentra la cuota justa de una buena redaccion, y una historia bien caliente.
Mejor no digo lo que hice despues de leer esto...

Anónimo dijo...

jajjajaja, Zekys, la pregunta ofeeendee!!! para las dos, pero don dos kleenex diferentes!!

:P
Bss!

Anónimo dijo...

Un inculto no podría escribir tan bien como tú lo haces, aunque he de ponerte un pero, tus post se me hacen cortos, siempre me quedo con las ganas, de más y más, ;))

EzLoKhAi dijo...

Já! ya decía yo que el estudio no lo tenias alejado de tu vida!
Escribes muy bien como para no ir a la facultad.
Que bueno es tenerte de regreso.

Saludos!

fisiologus dijo...

fantástica la bitácora. seguiré leyendo. saludos.

Anónimo dijo...

hola

Unknown dijo...

lucho's- nos imaginamos, Lucho, nos imaginamos, juas.

quino- la mía era una pregunta retórica!!!! Lo de los dos kleenex es una buena medida de higiene, juas.

jag38- Bueno, algo corto tenía que tener. requetejuas!!!!!

EzLoKhAi- Claro que el estudio está siempre cerca!Y yo soy como el sol: aunque no me vean, siempre estoy (recreido el tipo)

fisiologus- tenga cuidado con lo que lee. No sea cosa que le caiga mal. Juas

Anónimo dijo...

Zekys, dejate de retoricismos!!
Que si tu eres directo, yo tambien!! y si preguntas, respondo! :P
jajajjajaja

Bss! ;)

Ediciones Hex dijo...

HACIENDO LOBBY...


TEXTOS NUEVOS REFERENTES A SEXO, GENERO, SOCIEDAD Y CULTURA EN:

http://noalblogspot.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Como me gustaria follar en la cama asi con otro finisimo joven y que a la vez me amenazara que si me moviera, aun me llenaia mas de leche mi culo con sus hermosas pollas-----ROCCO 6